martes, 16 de septiembre de 2014

La Verdadera Identidad del Padre y del Hijo, Y la Doctrina de la Trinidad y de la Unicidad




  
La verdadera identidad del Padre y del Hijo,
Y la doctrina de la trinidad y de la unicidad
Por Samuel Jaque Barrios





PRÓLOGO


Actualmente existen doctrinas que quieren describir la identidad de Dios, para ello existen doctrinas como la trinidad y la unicidad que son las más conocidas. Debemos comenzar diciendo que la biblia no se muestra a un Dios descrito según la doctrina de la trinidad ni según la descripción  la doctrina de la unicidad. Esto lo probaremos en el desarrollo de este estudio, donde veremos la verdadera identidad del Padre y el Hijo, que solo hay un Dios que es un ser distinto de Jesús.

Es necesario que cada cristiano sea diligente en conocer con detalle las verdades que Dios nos ha entregado en su palabra. Existen muchas religiones y doctrinas, pero la enseñanza de la biblia es una. Dios nos manda a predicar una doctrina limpia o sana y no una contaminada con creencias externa a lo que él nos enseña en su palabras, es por ello que nos dice “ten cuidado de ti mismo y de la doctrina, persiste en ello, porque haciendo esto te salvarán a ti y los que te oyeren” (1 Timoteo 4:16 RV). Ahora es cuando más debemos estar firmes en la enseñanza de Cristo o los apóstoles, porque falsos profetas han surgido así como doctrinas aparentemente bíblicas, desviando las enseñanzas de Dios y llevando al creyente al error.

El propósito de este estudio es llevar al cristiano a la verdadera enseñanza de la biblia para que pueda acercarse a Dios bajo una verdadera percepción de su identidad y de Jesús, su Hijo. Denunciar las falsas enseñanzas contrastándolas con las sagradas escrituras que sin duda es nuestra fuente de la verdad para conocer a Dios y a Jesús.

Las premisas defendidas en este estudio son las siguientes:
Existe un único y verdadero Dios, el Padre, quien es Dios y Padre de Jesús y nuestro, Jesús se somete a él. El Padre y el Hijo no son el mismo ser,  ni forman un Dios entre ellos, el Padre es mayor en autoridad y conocimiento que el Hijo. El Padre es la máxima autoridad, quien le delegó autoridad al Hijo sobre todos y todo.

Le invitamos a que pueda seguir este estudio bajo la dirección del Espíritu Santo para que sea partícipe de esta gran enseñanza de la biblia que hemos titulado “la verdadera identidad del Padre y del Hijo”.








ÍNDICE DE CONTENIDO




En este estudio veremos:

-          Prólogo

-          PRIMERO
Descripción de la doctrina trinitaria y unicitaria
                      I.  La Doctrina de la Santísima Trinidad
                      II. La Doctrina Unicitaria

-          SEGUNDO:
La verdadera identidad del Padre y del Hijo
      I.  Solo hay un Dios
                      II. Jesús,  el Hijo del Único Dios Verdadero

-          TERCERO
Explicaciones de textos y refutaciones a argumentos utilizados para afirmar que 
                       Jesús es Dios
      I.  TEXTOS EXPLÍCITOS QUE MUESTRAN QUE JESÚS ES DIOS – REFUTACIÓN
      II. TEXTOS IMPLÍCITOS QUE MUESTRAN QUE JESÚS ES DIOS –REFUTACIÓN

-          CUARTO
                La verdadera identidad del Espíritu Santo
      I.  El Espíritu Santo

-          QUINTO
Inconsistencias o preguntas que los unicitarios y trinitarios no pueden responder

-          SEXTO
Conclusión final

-          Notas.






-          PRIMERO
Descripción de la doctrina trinitaria y unicitaria


I.  La Doctrina de la Santísima Trinidad


La trinidad: “Es una característica muy marcada en el Hinduismo, y es perceptible en las mitologías niponas, persas, egipcias, romanas, indias y las más antiguas mitologías Griegas” (el Diccionario Religioso, Lyman Abbott, p 944).

La mayoría de los cristianos mantienen la creencia popular de la “santísima trinidad”, pero todos no saben cuál es el origen de esta creencia. En este sencillo estudio conoceremos cuál es la procedencia de esta doctrina, y qué validez tiene en las escrituras, así como también mostraremos que es lo que realmente enseña la palabra de Dios.

Aquí demostraremos que esta famosa creencia no es bíblica, sino que es introducida fraudulentamente en la palabra de Dios, pero gracias a Dios, que él dispone los medios para que la verdad siempre salga a la luz, pero solo la hayan aquellos que realmente buscan de Dios y quieren conocer en detalle la verdadera enseñanza bíblica.

La doctrina de la trinidad tomó forma oficialmente recién en el años 500 d.C. mientras que en el primer siglo no existía rastro en los cristianos primitivos tal creencias, fue en el segundo siglo donde se comenzó a desarrollar esta doctrina, en la biblia no existe las enseñanza de un Dios en una trinidad, los apóstoles plasmaron su doctrina sin presentar signos de una creencia trinitaria.

La Nueva Enciclopedia Católica, dice: La formulación ‘un Dios en tres Personas’ no fue sólidamente establecida, ciertamente no completamente asimilada en la vida y profesión cristianas antes del final del siglo IV. Pero es precisamente esta formulación que primero ha reclamado para el título el dogma trinitario. Entre los Padres Apostólicos, no había habido nada aun remotamente aproximado a tal mentalidad o tal perspectiva.”– (1967), Vol. XIV, p. 299.

La misma Institución Católica autora de la legalización de esta falsa creencia reconocer que en los Padres apostólicos no existía tal mentalidad o perspectiva trinitaria.

La Nueva Enciclopedia Británica, dice: Ni la palabra Trinidad ni la doctrina explícita aparecen en el Nuevo Testamento, ni Jesús y sus seguidores tienen la intención de contradecir el Shema en las Escrituras Hebreas: "Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios, Jehová uno es "(Deuteronomio 06:04). . . La doctrina se desarrolló gradualmente sobre varios siglos y a través de muchas controversias. . . . Por el fin del siglo IV DC. . . La doctrina de la Trinidad tomó sustancialmente la forma que ha mantenido desde entonces.”– (1976), la X Microp Dia, Vol., p. 126.”

Actualmente esta doctrina tiene como idea establecida en el credo de Atanasio, fielmente abrazada por la Iglesia católica y adoptada por ella. La Iglesia Católica Romana, es la autora de la promulgación de esta creencia, no fue sino hasta el año 500 d.C. cuando se estableció esta doctrina como un dogma oficial del cristianismo.

Ciertamente la doctrina trinitaria no pertenece a la creencia original de la cristiandad, esta enseñanza no pertenece a la doctrina de los apóstoles ni del Señor Jesús. Sino que tiene como procedencia de las ideas platónicas griegas.

La actual creencia se describe oficialmente según el credo de Atanasio, quien la estableció la Iglesia Católica Romana en el siglo 500 d. C. y desde entonces ha sido la creencia central de la mayoría de la iglesias protestantes en general. Este credo dice de esta forma:

EL CREDO DE SAN ATANASIO[1]

Todo el que quiera salvarse, debe ante todo mantener la Fe Universal. El que no guardare ésta Fe íntegra y pura, sin duda perecerá eternamente. Y la Fe Universal es ésta: que adoramos a un solo Dios en Trinidad, y Trinidad en Unidad, sin confundir las Personas, ni dividir la Sustancia. Porque es una la Persona del Padre, otra la del Hijo y otra la del Espíritu Santo; mas la Divinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu es toda una, igual la Gloria, coeterna la Majestad. Así como es el Padre, así el Hijo, así el Espíritu Santo. Increado es el Padre, increado el Hijo, increado el Espíritu Santo. Incomprensible es el Padre, incomprensible el Hijo, incomprensible el Espíritu Santo. Eterno es el Padre, eterno el Hijo, eterno el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno; como también no son tres incomprensibles, ni tres increados, sino un solo increado y un solo incomprensible. Asimismo, el Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu Santo es Dios. Y sin embargo, no son tres Dioses, sino un solo Dios. Así también, Señor es el Padre, Señor es el Hijo, Señor es el Espíritu Santo. Y sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor. Porque así como la verdad cristiana nos obliga a reconocer que cada una de las Personas de por sí es Dios y Señor, así la religión Cristiana nos prohíbe decir que hay tres Dioses o tres Señores. El Padre por nadie es hecho, ni creado, ni engendrado. El Hijo es sólo del Padre, no hecho, ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo es del Padre y del Hijo, no hecho, ni creado, ni engendrado, sino procedente. Hay, pues, un Padre, no tres Padres; un Hijo, no tres Hijos; un Espíritu Santo, no tres Espíritus Santos. Y en ésta Trinidad nadie es primero ni postrero, ni nadie mayor ni menor; sino que todas las tres Personas son coeternas juntamente y coiguales. 

De manera que en todo, como queda dicho, se ha de adorar la Unidad en Trinidad, y la Trinidad en Unidad. Por tanto, el que quiera salvarse debe pensar así de la Trinidad. Además, es necesario para la salvación eterna que también crea correctamente en la Encarnación de nuestro Señor Jesucristo. Porque la Fe verdadera, que creemos y confesamos, es que nuestro Señor Jesucristo, Hijo de Dios, es Dios y Hombre; Dios, de la Sustancia del Padre, engrendado antes de todos los siglos; y Hombre, de la Sustancia de su Madre, nacido en el mundo; perfecto Dios y perfecto Hombre, subsistente de alma racional y de carne Humana; igual al Padre, según su Divinidad; inferior al Padre, según su Humanidad. Quien, aunque sea Dios y Hombre, sin embargo, no es dos, sino un solo Cristo; uno, no por conversión de la Divinidad en carne, sino por la asunción de la Humanidad en Dios; uno totalmente, no por confusión de Sustancia, sino por unidad de Persona. Pues como el alma racional y la carne es un solo hombre, así Dios y Hombre es un solo Cristo; El que padeció por nuestra salvación, descendió a los infiernos, resucitó al tercer día de entre los muertos. Subió a los cielos, está sentado a la diestra del Padre, Dios Todopoderoso, de donde ha de venir a juzgar a vivos y muertos. A cuya venida todos los hombres resucitarán con sus cuerpos y darán cuenta de sus propias obras. Y los que hubieren obrado bien irán a la vida eterna; y los que hubieren obrado mal, al fuego eterno. Esta es la Fe Universal, y quien no lo crea fielmente no puede salvarse. AMEN” 

LA PALABRA DE DIOS NO ENSEÑA LA TRINIDAD
Por medio de las escrituras analizaremos la veracidad de este credo, de esta forma demostraremos que esta creencia no pertenece verdaderamente a la enseñanza bíblica, sino que es inventada y va en contra de la enseñanza de Jesús y de los apóstoles.

Según el credo de Atanasio; el dogma de la trinidad es la Fe universal de la cristiandad y aquel que no guarda esta fe, perecerá eternamente.
Esta declaración carece de sustento bíblico, y en él toda la biblia no aparece una pizca de que creer en la Trinidad sea la forma de ser salvo.

Errores de este credo
Error 1. Las sagradas escrituras no mandan a adorar a un Dios trino,
Error 2. Las escrituras no enseñan que Jesús es un Dios con el Padre y el Espíritu Santo.
Error 3. La biblia no enseña que el Espíritu Santo sea una tercera persona de una trinidad.
Error 4. En la biblia no encontramos que el Espíritu Santo reciba la misma gloria que el Padre  y el Hijo, o sea adorado u orado.
Error 5. La biblia no enseña que Jesús es Dios

En el desarrollo de este estudio refutaremos los argumentos que son la base de este credo de la trinidad. A continuación presentaremos declaraciones de eruditos bíblicos con relación a la doctrina de la santísima trinidad.

Declaraciones de eruditos bíblicos sobre la doctrina de la santísima trinidad[2]

“Es una cosa buena examinar la revelación que Dios hizo al pueblo judío en el Antiguo Testamento. No encontraremos en él una lección sobre la trinidad- no hay ninguno. (Enciclopedia del Siglo Veinte del Catolicismo, Vol. 20, Qué es la Trinidad, Bernard Piault)”.

“En el libro Una Declaración de Razones, Andrews Norton dice de la Trinidad: ‘Podemos rastrear la historia de esta doctrina, y podemos descubrir su fuente, no en la revelación cristiana, sino en la filosofía platónica. . . La Trinidad no es una doctrina de Cristo y su Apóstoles, sino una ficción de la escuela de los posteriores platónicos (“Una Declaración de Razones, Andrews Norton, 1872, Quinta edición, Asociación Unitaria Americana, Boston, Massachusett, p 94, 104).

“La Biblia no enseña la doctrina de la trinidad. Ni la palabra trinidad misma, ni tal lenguaje como uno en tres, tres en uno, una esencia o sustancia o tres personas, es lenguaje bíblico. El lenguaje de la doctrina es el lenguaje de la Iglesia antigua, tomada no de la Biblia sino de la filosofía Griega clásica Shirley C. Guthrie, Jr., Doctrina Cristiana, p 92″.
“No hay prueba de que los Apóstoles de Jesús alguna vez oyeron de una trinidad [H. G. Wells, Bosquejo de la Historia, 1920 Edition, p 499] “.

“La palabra trinidad no es encontrada en la Biblia [El Diccionario Ilustrado de la Biblia".]

“La doctrina de la Trinidad es considerada más allá de la comprensión del razonamiento humano. La Enciclopedia Americana]”.

“La trinidad no está directamente e inmediatamente la Palabra de Dios [Nueva Enciclopedia Católica]".

“La trinidad platónica, misma meramente una nueva disposición de trinidades anteriores datando de regreso a anteriores pueblos, parece ser la trinidad filosófica racional de atributos que dieron nacimiento a los tres hipostasis o personas divinas enseñadas por las iglesias cristianas. … Esta concepción filosofal Griega de la trinidad divina… puede ser encontrada en todas las religiones antiguas del paganismo” (Franch Nouveau Dictionnaire Universel New Universal Dictionary, Vol. 2, p. 1467).

“La doctrina de la santa trinidad no es enseñada en el Antiguo Testamento [Nueva Enciclopedia Católica] “.

“En la Escritura no hay hasta ahora ningún término por el cual las Tres Personas Divinas son denotadas juntas. La palabra tri’as (de la cual el Latín trinitas es una traducción) es primera encontrada en Teófilo de Antioquía cerca del 180 AD. . . poco tiempo después aparece en su forma latina de trinitas en Tertuliano” (La Enciclopedia Católica, 1912, Vol. 15, la Trinidad, p 47).

“El Antiguo Testamento no nos cuenta nada explícitamente o por implicación necesaria sobre un Dios trino que es Padre, Hijo, y Espíritu Santo. No hay prueba que algún escritor sagrado aun sospechó la existencia de una trinidad dentro de la Divinidad. Aun ver en el Antiguo Testamento, sugerencias o prefiguraciones o señales disimulados de la trinidad de personas, es ir más allá de las palabras e intenciones de los escritores sagrados. Los escritores del Nuevo Testamento no nos dan una doctrina formal o formulada de la trinidad, ninguna enseñanza explícita que en un Dios que hay tres personas divinas co-iguales. En ninguna parte encontramos alguna doctrina trinitaria de tres bien definidos sujetos de actividad y vida divina en el misma Deidad [El Dios Triuno, por Edmund Fortman, Jesuita] .

“Ni la palabra trinidad ni la doctrina explícita aparecen en el Nuevo Testamento” [La Nueva Enciclopedia Británica] “.

“En cuanto concierne al Nuevo Testamento, uno no encuentra en él una doctrina real de la trinidad [Una historia Corta de la Doctrina Cristiana, por Bernhard Lohse] “.

“El Nuevo Testamento no contiene la doctrina desarrollada de la trinidad [El Nuevo Diccionario Internacional de la Teología del Nuevo Testamento]”.

“La doctrina de la Trinidad no formó parte de la predicación de los apóstoles, como es reportada en el Nuevo Testamento” (la Enciclopedia Internacional, Ian Henderson, Universidad de Glasgow, 1969, página 226).

“Este pronunciamiento sublime del monoteísmo absoluto fue una declaración de guerra en contra de todo politeísmo. . . Asimismo, la Shema excluye la trinidad del credo cristiano como una violación de la Unidad de Dios” (El Pentateuco y Haftorahs, J. H. El hertz, 1941, Vol. 1, p. 215).

“La idea caprichosa que [elo-him] se refirió a la trinidad de personas en la Divinidad apenas encuentra ahora a un sostén entre los eruditos estudiosos. Es ya sea lo que los gramáticos llaman el plural de majestad, o denota la plenitud de fuerza divina, la suma de poderes exhibidos por Dios” (William Smith: Un Diccionario De La Biblia, p220).

“Miguel Servet sintió que la doctrina de la Trinidad era una perversión católica y él se vio a sí mismo como un buen Cristiano del Nuevo Testamento al combatir eso. Según su concepción, una trinidad compuesta de tres personas bien definidas en un Dios es una imposibilidad racional [nota: Juan Calvino, fundador de la Iglesia Presbiteriana consintió su muerte en la hoguera en una estaca debido a sus opiniones antitrinitarias]” (la Religión del Hombre, John B. Noss, 1968).

“Las doctrinas del logos y la Trinidad recibieron su forma de los Padres Griegos, quiénes… estaban muy influenciados, directamente o indirectamente, por la filosofía platónica… Que los errores y las corrupciones avanzaron a rastras en la Iglesia de esta fuente no puede negarse (La Nueva Enciclopedia de Schaff Herzog del Conocimiento Religioso, editado por Samuel Macauley Jackson, 1957, Vol. IX, p. 91).

“Para Jesús y Pablo la doctrina de la trinidad no fue aparentemente nunca conocida. No dicen nada acerca de eso [Origen y Evolución de la Religión, por el profesor de la Universidad de Yale, E. Washburn Hopkins]”.

“La Cristiandad había conquistado al paganismo, y el paganismo había corrompido a la Cristiandad” (Winwood Reade, Filósofo e historiador, El Martirio del Hombre, p 183-84).

“No obstante, es muy auto evidente que el Padre, Hijo y Espíritu estén aquí vinculados en una relación triple indisoluble. Por otra parte, el NT realmente no habla de la trinidad. Buscamos esto en vano en las fórmulas triadicas del NT. … La Cristiandad primitiva misma, sin embargo, aún no tiene a la vista el problema de la Trinidad” (Gerhard Kittel, Diccionario Teologal del Nuevo Testamento, Vol. 3, p. 108).

“Al principio la fe Cristiana no fue trinitaria. No era así en las edades Apostólicas y sub-Apostólicas, como está reflejado en el Nuevo Testamento y de las escrituras cristianas primitivas [Enciclopedia de Religión y Éticas] “.

” La doctrina de la trinidad fue de formación gradual y comparativamente de formación tardía. Tuvo su origen en una fuente enteramente ajena de aquellas de las Sagradas Escrituras judías y cristianas. Creció, y fue implantada en la Cristiandad, a través de las manos de los Padres Platónicos. [La Iglesia de los primeros Tres siglos]”.

“La Cristiandad no destruyó al paganismo; lo adoptó… De Egipto vino las ideas de una trinidad divina” (La Historia de La Civilización, César y Cristo, Will Durant, Parte III, 1944, p. 595).

“La trinidad” es una corrupción tomada de las religiones paganas, e insertada en la fe cristiana (“Un Diccionario de Conocimiento Religioso”, Lyman Abbott, 1875, p944).

“Precisamente lo que es la doctrina (Trinidad), o precisamente cómo debe ser explicada, los trinitarios no están de acuerdo entre ellos” (Un Diccionario de Conocimiento Religioso” (Lyman Abbott, 1875, p. 944).

“La palabra Trinidad no se encuentra en la Biblia, y, aunque es usada por Tertuliano en la última década del siglo 2, no encontró un lugar formalmente en la teología de la Iglesia hasta el siglo 4″ (El Nuevo Diccionario de la Biblia, J. D. Los Douglas y F. F. Bruce, Trinidad, p 1298).

La trinidad: “Es una característica muy marcada en el Hinduismo, y es perceptible en las mitologías niponas, persas, egipcias, romanas, indias y las más antiguas mitologías Griegas” (el Diccionario Religioso, Lyman Abbott, p944).

“Los teólogos hoy están de acuerdo que la Biblia hebrea no contiene una doctrina de la Trinidad… los teólogos están de acuerdo que el Nuevo Testamento también no contiene una doctrina explícita de la Trinidad. En el período inmediato post Nuevo Testamento de los Padres Apostólicos ningún intento fue hecho para resolver la relación Dios/Cristo” (Padre-Hijo) en los términos ontológicos (La Enciclopedia de Religión, Mircea Eliade, Trinidad, Vol. 15, p53-57).

“Ni la palabra Trinidad, ni la doctrina explícita como tal, aparecen en el Nuevo Testamento, ni Jesús y sus seguidores intentaron contradecir la Shema en el Antiguo Testamento:” Escucha, 0h Israel: El Señor nuestro Dios es un Señor” (Deut. 6:4)… Así, el Nuevo Testamento estableció la base para la doctrina de la Trinidad. La doctrina se desarrolló gradualmente sobre varios siglos y a través de muchas controversias” (La Enciclopedia Britannica, Trinidad, X Vol., p.126, 1979).

“El Nuevo Testamento no contiene una explicación formalizada de la trinidad que utiliza tales palabras como trinidad, tres personas, una sustancia, y cosas por el estilo” (Por Qué Usted Debería Creer en La Trinidad, 1989, Robert M. Bowman Jr.).

“La Trinidad. El NT no contiene la doctrina desarrollada de la Trinidad. “A La Biblia le falta la declaración expresa que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son de igual esencia y por consiguiente en un sentido igual a Dios mismo” (El Nuevo Diccionario Internacional de la Teología del Nuevo Testamento, Brown, Colin, 1932, Dios, vol 2, p84, J. Schneider).

“Todo esto subraya el punto que la Cristiandad primitiva no tuvo una doctrina explícita de la Trinidad como fue elaborada subsiguientemente en los credos de la iglesia tempranera” (James L. Barker, “Apostasía De la Iglesia Divina”, Salt Lake City Utah, 1960, p. 44).

“Así el Nuevo Testamento mismo está muy distante de cualquier doctrina de la Trinidad o de un Dios trino que es tres Personas coiguales de Una Naturaleza” (William J. Hill, “el Dios de tres personas”, CD de Washington, Prensa de La Universidad Católica de América, 1982, p. 27).

“Estos pasajes no dan la doctrina de la Trinidad… Pablo no tiene una doctrina trinitaria formal y ninguna realización bien definida de un problema trinitario…..No hay doctrina trinitaria en los Sinópticos o Hechos… en ninguna parte encontramos alguna doctrina trinitaria de tres seres bien definidos de actividad y vida divina en la misma Divinidad “(Fortman,” Dios Trino “, pp. 22-23).

Podemos ver claramente bajo evidencias irrefutables la verdadera procedencia de la doctrina de la santísima trinidad que actualmente existe en la mayor parte de las congregaciones cristianas en el mundo. La doctrina de la santísima trinidad no es una doctrina bíblica o existente en la biblia, la trinidad no es la identidad del Padre y el Hijo.

En el punto SEGUNDO que a continuación leeremos, presentaremos cual es la verdadera enseñanza de la biblia respecto a la verdadera identidad del Padre y del Hijo. Así también en el punto TERCERO presentaremos la refutación de los textos que supuestamente respaldar esta doctrina



II. La Doctrina Unicitaria



Breve reseña histórica de la doctrina Unicitaria o Sabelianismo [3]

>> Esta antigua [doctrina] toma su nombre de su principal fautor Sabelio; un Hereje del tercer siglo, también denominada como Monarquianismo Modalista; según el cual DIOS siendo una sola Mónada, se ha manifestado en tres formas o modos sucesivos; como PADRE en la Creación, como HIJO en la Encarnación y finalmente como ESPIRITU SANTO, a partir de Pentecostés.
En honor a la verdad debemos decir que Sabelio no fue el autor de esta Doctrina heterodoxa, sin embargo; sí logró convertirse por mérito propio en su principal cabecilla y promotor.

Esta [doctrina] pretendiendo hacer justicia al Monoteísmo Bíblico y sospechando un imaginado peligro en la Doctrina de la Trinidad; sustituyó la concepción de un DIOS en Tres Personas, por una caricaturesca Trinidad de manifestaciones o revelaciones; reduciendo así al DIOS Inmutable, Infinito y Eterno; a lo mudable, finito y transitorio, borrando de tajo las distinciones… [De la identidad del Padre y del Hijo].

Sabelio lo mismo que su sacrílego Sistema Teológico, fue terminantemente condenado; no sin antes ganar a muchos adeptos, hasta que finalmente fue anatematizado en el primer Concilio Ecuménico en Nicea, en el 325 D.C.
No obstante, el Sabelianismo ha sobrevivido hasta nuestros días degenerando en muchas Sectas Unicitarias todas con un denominador en común; la sustitución de la Doctrina de la Trinidad… por un DIOS Unipersonal… de ahí les viene el epíteto de “Solos JESUS” << [Corchetes añadidos en reemplazo]

En las santas escrituras no encontraremos a un Dios que se manifiesta de tres formas; de Padre, de Hijo y de Espíritu Santo. A diferencia de la trinidad, esta doctrina no sostiene que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son tres personas que conforman un solo Dios, sino que estos tres solo son las tres formas de manifestarse el único Dios.

En el punto SEGUNDO que a continuación leeremos, presentaremos cual es la verdadera enseñanza de la biblia respecto a la verdadera identidad del Padre y del Hijo. Así también en el punto TERCERO presentaremos la refutación de los textos que supuestamente respaldar esta doctrina




-          SEGUNDO
La verdadera identidad del Padre y del Hijo


I.                    Solo hay un Dios


Las escrituras nos enseñan explícitamente que solo hay un Dios que es sobre todo el universo y ser que existe. Y esto debemos tenerlo muy claro, solo existe un único Dios verdadero. Estos son algunos textos del antiguo testamento que nos dice esto:

Deuteronomio 4:35, 39 (RV)
“A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios, y no hay otro fuera de él. Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro.”

Deuteronomio 6:4 (RV)
“Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es”

Deuteronomio 32:39 (RV)
Ved ahora que yo, yo soy, y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; y no hay quien pueda librar de mi mano”

También en 2 Samuel 7:22; 1 Reyes 8:60 y más de 20 textos más nos dicen que solo hay un Dios, y este único Dios. Algunos del nuevo testamento:

Efesios 4:6 (RV)
“un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.”



II.                  Jesús,  el Hijo del Único Dios Verdadero


A lo largo de la biblia, solo encontraremos que Jesús es el Hijo de Dios, no existe pasaje bíblico que nos diga explícitamente o nos enseñe que Jesús sea Dios (Existen textos que aparentemente pueden dar a entender que Jesús es Dios, estos textos se analizarán más adelante),  pero sí la biblia es muy clara que Jesús es el Hijo del único Dios.

Mateo 16:16 (RV) 
Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.”

Juan 6:69 (RV)
Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”

Lucas 4:41 (RV)
“También salían demonios de muchos, dando voces y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Pero él los reprendía y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Cristo.”

Juan 20:17 (RV)
“Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios”

Apocalipsis 3:12 (RV)
“Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de MI DIOS, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. “

Romanos 15:6 (RV)
“para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.”

2 Corintios 1:3  (RV)
“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación”

2 Corintios 11:31 (RV)
“El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien es bendito por los siglos, sabe que no miento.” 

1 Pedro 1:3 (RV)
Bendito el DIOS Y PADRE de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,

Efesios 1:3 (RV)
“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”

Dios y Jesús no es el mismo ser. El Padre es el único Dios verdadero, y Jesús es su hijo.  Jesús es un ser distinto de Dios, el Padre. El mismo Señor Jesús reconocer que su Padre es su Dios como lo es nuestro.

El Hijo se somete a la voluntad del Padre quien le envió, en cambio el Padre a nadie se somete.
Juan 4:34 (RV)
Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.”

Juan 5:30 (RV)
“No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.

Juan 6:38 (RV)
Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.”

Jesús, Pablo y otros escritores reconocen que solo el Padre celestial es Dios, el único Dios verdadero, y que es el mayor.

Juan 17:3 (LBLA)
"Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado."

1 Corintios 8:6 (RV)
"para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él."

El Padre es mayor que Jesús
Juan 14:28 (LBLA)
“Oísteis que yo os dije: “Me voy, y vendré a vosotros.” Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo.”

Juan 20:17 (DHH)
“Jesús le dijo:
—No me retengas, porque todavía no he ido a reunirme con mi Padre. Pero ve y di a mis hermanos que voy a reunirme con el que es mi Padre y Padre de ustedes, mi Dios y Dios de ustedes.”

Marcos 13:32 (DHH)
“»Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni aun los ángeles del cielo, ni el Hijo. Solamente lo sabe el Padre.”

Lucas 18:18-19 (DHH)
“Uno de los jefes le preguntó a Jesús:
— Maestro bueno, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?
Jesús le contestó:
— ¿Por qué me llamas bueno? Bueno solamente hay uno: Dios.”

Hechos 1:6-7 (DHH)
“Los que estaban reunidos con Jesús, le preguntaron:
—Señor, ¿vas a restablecer en este momento el reino de Israel?
Jesús les contestó:
—No les corresponde a ustedes conocer el día o el momento que el Padre ha fijado con su propia autoridad”

Mateo 5:8 (DHH)
“»Dichosos los de corazón limpio,
porque verán a Dios.”

Juan 10:29 (NTV)
porque mi Padre me las ha dado, y él es más poderoso que todos. [A] Nadie puede quitarlas de la mano del Padre.”

Juan 5:19 (NVI)
“Entonces Jesús afirmó:
—Ciertamente les aseguro que el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace, porque cualquier cosa que hace el padre, la hace también el hijo.”

Marcos 10:40 (LBLA)
“pero el que os sentéis a mi derecha o a mi izquierda, no es mío el concederlo[a], sino que es para quienes ha sido preparado.”

1 Corintios 15:28 (DHH)
“Y cuando todo haya quedado sometido a Cristo, entonces Cristo mismo, que es el Hijo, se someterá a Dios, que es quien sometió a él todas las cosas. Así, Dios será todo en todos.”


CONCLUSIÓN
En consecuencia de los textos que hemos leído hasta ahora. Podemos determinar que solo hay un Dios, entonces sin dudar podemos decir que solo hay un Dios verdadero, y cuando dice "uno" es "uno" y no tres seres en un Dios como sostiene la doctrina de la trinidad, o un Dios en tres manifestaciones  como lo hace la doctrina de la unicidad. También unánimes Jesús y Pablo dicen que solo hay un Dios o un único Dios, y cuando dice uno o único, que es el Padre, están diciendo que es "único" y no tres en uno o uno en tres, el Dios que es el Padre.

Entonces en forma segura podemos decir que el Padre solo es el Dios verdadero, ya que Jesús así lo dice (Juan 17:3) y se desvincula de ser el Dios verdadero al mencionarse como un ser distinto al Dios verdadero, se identifica como el enviado del Dios verdadero. Y Pablo también así lo dice (1 Corintios 8:6) y se desvincula de ser el Dios verdadero y desvincula a Jesús también de serlo, al mencionarlo de manera distinta al único Dios. Jesús se somete al Padre, y nada puede hacer si no es la voluntad del Padre, en cambio el Padre,  a nadie se somete. El Padre es la máxima autoridad. (Ver en el tema “TERCERO” de este estudio, “la verdadera identidad del Espíritu Santo”)




-          TERCERO
Explicaciones de textos y refutaciones a argumentos utilizados para afirmar que Jesús es Dios

A continuación haremos un análisis a los principales argumentos y textos que son utilizados para defender la premisa “Jesús es Dios, el Dios verdadero”. Tanto la doctrina unicitaria como la trinitaria utilizan en su mayoría los mismos pasajes bíblicos.

Textos que aparentemente muestran que Jesús es Dios.


I.                    TEXTOS EXPLÍCITOS QUE MUESTRAN QUE JESÚS ES DIOS – REFUTACIÓN

1.- 1 Timoteo 3:16 “Dios se manifestó en carne”
2.- 1 Juan 5:7 “Estos tres son uno”
3.- Tito 2:13 “Nuestro gran Dios y salvador Jesucristo”
4.- 1 Juan 5 20 “Jesucristo, este es el Dios verdadero y la vida eterna”
5.- Hebreos 1:8 “Tu trono ¡Oh Dios!”
6.- Juan 1:1 “El verbo era Dios”
7.- Romanos 9:5 “Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas”
8.- Mateo 20:28 “¡mi Dios y mi Señor!”

II.                  TEXTOS IMPLÍCITOS QUE MUESTRAN QUE JESÚS ES DIOS –REFUTACIÓN

9.- Juan 10:30 “Yo y el Padre uno somos”
10.- Juan 14:9 “Yo soy en el Padre y el Padre en mí”
11.- Juan 8:58 “Antes que Abraham fuese Yo Soy”
12.- Isaías 9:6 “Dios fuerte, Padre eterno”
13.-
Marcos 2:10 “Jesús perdonó pecados”
14.- Hechos 20:28 “La iglesia de Dios, comprada con su propia sangre”
15.- Mateo 2:11;14:3328:9,17Lucas 24:52Juan 9:38 “Jesús fue adorado”
16.- Juan 10:33 “Siendo hombre te haces Dios”





I.                    TEXTOS EXPLÍCITOS QUE MUESTRAN QUE JESÚS ES DIOS – REFUTACIÓN

1. “DIOS SE MANIFESTÓ EN CARNE” 1 Timoteo 3:16

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:
Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

El texto de1 Timoteo 3:16 es un pasaje alterado ya que en los manuscritos más antiguos no aparece la palabra “Dios”, sino la palabra  "El", quedando en su forma verdadera como "Él se manifestó en carne" refiriéndose a Jesús, muchas versiones bíblicas ya lo han corregido. Dejo también una imagen que nos enseña esta gran verdad en la coma juanina de la versión citada.

El texto debe leerse de esta forma.
1 Timoteo 3:16 (LBLA)
“E indiscutiblemente[a], grande es el misterio de la piedad:
El[b] fue manifestado en la carne,
vindicado[c] en[d] el Espíritu,
contemplado por ángeles,
proclamado entre las naciones,
creído en el mundo,
recibido arriba en gloria.







2.- “ESTOS TRES SON UNO” 1 Juan 5:7

1 Juan 5:7 (RV)
“Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. “

El texto de 1 Juan 5:7 que se cita no existe en los manuscritos más antiguos que se tienen. Es una añadidura. Afortunadamente son pocas las versiones bíblicas que poseen este texto. Le sugiero que revise la versión NTV, NVI, BLP, BLA, DHH, PDT entre muchas otras más que ya han eliminado ese pasaje por ser espurio (falso).

(Video relacionado https://www.youtube.com/watch?v=ogSho4LY0YU )

Dejo una imagen donde se hace evidente esta alteración, la versión citada nos entregas en la coma juanina o nota al pie, lo mencionado.







3.- “NUESTRO GRAN DIOS Y SALVADOR JESUCRISTO” Tito 2:13 [5]

Tito 2:13 (RV)
aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,”

Este pasaje nos dice que Jesucristo es Dios pero contradice lo que el mismo autor de esta carta dice en ella y otros escritos.

Tito 1:4 (RV) 
a Tito, verdadero hijo en la común fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo nuestro Salvador.”

1 Corintios 8:6 (RV)
para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.”

Gálatas 3:20 (RV) 
Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.”

1 Timoteo 2:5 (RV)
Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,”

Claramente las demás cartas que se le atribuyen al mismo autor demuestran que "Jesucristo" no es Dios sino el hombre, el mediador, el Cristo (Ungido) de Dios por lo cual Tito 2:13 contradice al autor y es incorrecto. El texto debe leer de la siguiente manera.

Tito 2:13 (KJV1769)
“Looking for that blessed hope, and the glorious appearing of the great God and our Saviour Jesus Christ;”

Tito 2:13 (PER) 
“esperando la promesa dichosa y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y de nuestro salvador Jesucristo.”

Tito 2:13 (ECR) 
aguardando la bendita esperanza y manifestación gloriosa de nuestro gran Di-os y de nuestro libertador, Yeshua el Mashiaj,”



4.- “JESUCRISTO, ESTE ES EL DIOS VERDADERO Y LA VIDA ETERNA” 1 Juan 5:20 [5]

1 Juan 5:20 RV 
Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.”

Este pasaje nos dice que Jesucristo es el verdadero Dios. Sin embargo contradice al autor de esta carta quien es también el autor del evangelio que lleva su nombre en donde dice que el Padre es el Dios verdadero.

Juan 17:3 (RV) 
Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.”

Y contradice otras cartas del mismo autor.
2 Juan 1:3 (RV) 
Sea con vosotros gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo, Hijo del Padre, en verdad y en amor.”

1 Juan 4:2 (RV)
En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;”

Las cuales demuestran que Jesucristo es un hombre y no Dios mismo.
1 Juan 4:2 (PDT)
Así es como reconocerán al Espíritu de Dios: el que diga que cree que Jesucristo vino al mundo y vino como ser humano, es de Dios.”

1 Juan 5:20 debe leer como sigue:

1 Juan 5:20 (PDT) 
También sabemos que el Hijo de Dios vino y nos dio el entendimiento para conocer a Dios, al único Dios verdadero. Nosotros lo conocemos, pues estamos en su Hijo Jesucristo. El Padre es el verdadero Dios y la vida eterna.”

1 Juan 5:20 (NTV)
“Y sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento, para que podamos conocer al Dios verdadero. [A] Y ahora vivimos en comunión con el Dios verdadero porque vivimos en comunión con su Hijo, Jesucristo. Él es el único Dios verdadero y él es la vida eterna.”

De esta manera no hay contradicción y el texto muestra coherencia con la enseñanza general de la biblia, el Padre es el Dios verdadero y no Jesús.



5.- “TU TRONO, ¡OH DIOS!” Hebreo 1:8

¿Es Jesús Dios verdadero en Hebreos 1:8 “Tu trono, ¡Oh Dios!”?

Este pasaje en una alusión al libro de Salmos 45:7, que se dirige al rey de Israel, probablemente al rey salomón.

Versión Reina-Valera, revisión de 1960 (RV60):
“Mas del Hijo dice: “Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros”.

La nota que hace NAB en el Salmo 45:6
Tu trono, Oh Dios: "El Rey Hebreo era llamado Elohim, "Dios," no en el sentido politeísta común entre los paganos ancianos, sino significando "semejante como dios," o tomando el lugar de Dios."
dios: "el rey es llamado "dios," representando a Dios antes el pueblo."

Aunque con esta explicación basta para entender que el Hijo no es Dios según este texto, profundicemos aún más.

Muchos trinitarios sostienen que este pasaje de Hebreos 1:8 es una clara prueba de que Jesús es Dios. Pero eso contradice lo que el verso 9 nos dice:

Hebreos 1:9
“Has amado la justicia, y aborrecido la maldad,
Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo,
Con óleo de alegría más que a tus compañeros”

Que nos muestra que Dios lo ungió. Evidenciando una clara soberanía sobre este rey que aparente mente es llamado dios.

Muchas traducciones entregan este pasaje de manera muy diferente a la traducción común que nos entrega la RV y otras. Donde nos dan la correcta intención del autor del texto según el contexto. Mostrando que el trono es en realidad como el de Dios o tiene cualidades divinas.

Biblia Textual de Reina-Valera:
"Pero respecto al hijo: Tu trono es Dios por los siglos de los siglos; Y el cetro de la rectitud, cetro de tu realeza; Amaste la justicia, y aborreciste la maldad; Por eso te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más a tus compañeros". (Biblia Textual de Reina-Valera)[Nueva]

Hebreos 1. Versión hebraica textual, el código real:
8 Pero del Hijo dice: "Tu trono divino es para siempre y el cetro de la realeza es cetro de equidad.
9 Amaste la justicia y aborreciste la maldad; justamente ha hecho Di-os, tu Di-os, escogiéndote para ungirte con óleo
de gozo más que al resto de tus compañeros"

La Biblia Hebreo-Español por Moisés Katznelson. (En las Biblias hebreas es Salmo 45:7)
"El trono que te dio Dios es por siempre y para siempre"

Hebreos 1:8 en otras versiones [1]

Traducción en lenguaje actual: “Su reinado, como el de Dios, durará para siempre”

Biblia de Jerusalén: “Tu trono es eterno, como el de Dios”.

El Libro del Pueblo de Dios. La Biblia: “Tu trono, como el de Dios, permanece para siempre”.

Nueva Biblia Española: “Tu trono, como el de un dios, permanece para siempre”.

Biblia del Peregrino: “Tu trono, como el de un Dios, permanece para siempre”.

La Biblia. Serafín de Ausejo y equipo interconfesional: “Tu trono, cual de Dios, es eterno, para siempre”.

La Biblia. Editorial La Casa de la Biblia: “Tu trono, como el de Dios, es eterno”.

The New English Bible. Oxford/Cambridge: “Your throne is like God’s throne, eternal” (Español: “Tu trono es como el trono eterno de Dios”).

Revised Standard Version , 1952: “Your divine throne endures for ever and ever” (Español: “Tu trono divino dura siempre y para siempre”).

A New Translation of The Bible. James Moffatt, 1950: “Your throne shall stand for evermore” (Español: “Su trono permanece para siempre”).

The Holy Scriptures According to the Masoretic Text: “Thy throne given of God is for ever and ever” (Español: “El trono que Dios le ha dado existe para siempre”).

La Biblia traducida por Moses Katznelson: “El trono que te dio Dios es por siempre y para siempre”.

Sagrada Biblia, Nácar-Colunga: “Tu trono subsistirá por siempre jamás”.

La Sagrada Escritura por profesores de la Compañía de Jesús: “Tu trono, ¡oh Poderoso!, será por siempre jamás”.

Por ultimo.
Hebreos 1:8, 9 la Traducción del Nuevo Mundo, edición con referencias, revisión de 1987 (TNM), entrega una correcta traducción de este pasaje:

"Pero respecto al Hijo: “Dios es tu trono para siempre jamás, y [el] cetro de tu reino es el cetro de rectitud. Amaste la justicia, y odiaste el desafuero. Por eso Dios, tu Dios, te ungió con [el] aceite de alborozo más que a tus socios”."



6.-  “EL VERBO ERA DIOS” Juan 1:1

Juan 1:1 RV “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el verbo era Dios.” 

Respecto al texto de Juan 1:1, sabemos claramente que el verbo se hizo carne, pero no Dios. La biblia no dice que el Dios se hizo carne. Además el Verbo no era Dios, la mala traducción de algunas biblia traducen, "el verbo era Dios" sin embargo, pasan por alto la gramática del griego Koiné, y además muchos eruditos reconocen que Juan 1:1 no debe traducirse "el verbo era Dios".

En su Análisis Gramatical del Griego del Nuevo Testamento, el erudito católico Max Zerwick señala: "'La Palabra era divina', el predicado sin artículo insiste sobre la naturaleza de la Palabra".
Y la obra evangélica Clave Lingüística del Nuevo Testamento Griego ofrece la misma explicación.

Philip B. Harner dice que la construcción gramatical de Juan 1:1 incluye un predicado sin el artículo definido "el" antecediendo al verbo, una construcción que tiene principalmente un significado cualitativo y que muestra que "el logos posee la naturaleza de theós". Más adelante dice: Creo que "en Juan 1:1 la fuerza cualitativa del predicado es tan importante que el nombre [theós] no puede considerarse definido". (Journal of Biblical Literature, 1973, págs. 85, 87.)

Otros traductores también reconocen que el término griego es cualitativo y se refiere a la naturaleza de la Palabra, por lo que traducen la frase: "la Palabra [...] era divina". (Sd; compárese con An American Translation, Moffat)

William Barclay, famoso traductor de la Biblia, que curiosamente escribe:
"Ahora bien, normalmente, excepto por razones especiales, los sustantivos griegos siempre tienen el artículo determinado antepuesto a ellos,. . . Cuando un sustantivo griego no tiene el artículo antepuesto, se convierte más bien en descripción que identificación, y tiene carácter de adjetivo en vez de sustantivo. Podemos ver exactamente lo mismo en [español]. Si yo digo: 'Santiago es el hombre,' entonces identificó a Santiago con algún hombre determinado en el cual pienso; pero, si digo: 'Santiago es hombre,' entonces simplemente estoy describiendo a Santiago como ser humano, y la palabra hombre se ha convertido en descripción y no identificación. Si Juan hubiese dicho ho theos ēn ho logos, utilizando un artículo determinado antepuesto a ambos sustantivos, entonces definitivamente habría identificado al logos [la Palabra] con Dios, pero porque no tiene artículo determinado antepuesto a theos éste se convierte en descripción, y más en adjetivo que en sustantivo. Entonces la traducción llega a ser, expresándola algo torpemente: 'La Palabra estaba en la misma clase que Dios, pertenecía al mismo orden de ser que Dios'. . . . Aquí Juan no está identificando a la Palabra con Dios. Expresándolo muy sencillamente, no dice que Jesús era Dios."—Many Witnesses, One Lord (1963), páginas 23, 24

El texto debe traducirse; "El verbo era divino" o "el verbo era un dios" (TNM)

Aquí en este ENLACE podemos ver como esto concuerda con muchos eruditos de reconocidas versiones bíblicas reconocer que el texto de Juan 1:1 debe ser traducido por "era divino" y no "era Dios".

Otros traductores también reconocen que el término griego es cualitativo y se refiere a la naturaleza de la Palabra, por lo que traducen la frase: "la Palabra [...] era divina". (Sd; compárese con An American Translation, Moffat)

Aquí un Un análisis de la gramática del griego koiné de Juan 1:1.

La versión hebraica textual del nuevo testamento, traduce el texto de la siguiente manera.

Juan 1:1 
"Desde un principio era dabar de Elohim y aquél dabar estaba siempre ante Elohim y el dabar que ya existía era la expresión misma de Elohim."

En este ENLACE podemos ver más de 42 versiones bíblicas que nos traducen Juan 1:1 “el verbo era divino”, y equivalente que dan a entender el mismo mensaje. 

En conclusión sobre Juan 1:1.
El texto según la gramática del griego koiné nos dice que la Palabra o Verbo era "divino" es decir, que tenía cualidades divinas, y no como lo traduce la mayoría de las versiones traduciendo incorrectamente "el verbo era Dios".



7.- “CRISTO, EL CUAL ES DIOS SOBRE TODAS LA COSAS” Romanos 9:5 [5]

(Romanos 9:5 RV1960) de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.

Este pasaje dice que Cristo es Dios pero contradice lo que el mismo autor de esta carta dice en ella y otros escritos.

Romanos 1:7 RV1960 a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

1 Corintios 8:6 RV1960 para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

Gálatas 3:20 RV60 Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.

1 Timoteo 2:5 RV60 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

Claramente las demás cartas que se le atribuyen al mismo autor demuestran que "Jesucristo" no es Dios sino el hombre, el mediador, el Cristo (Ungido) de Dios por lo cual Romanos 9:5 contradice al autor y es incorrecto. El texto debe leer de la siguiente manera.

Romanos 9:5 KJV1769 Whose [are] the fathers, and of whom as concerning the flesh Christ [came], who is over all. God blessed for ever. Amen.

Romanos 9:5 BJ3 y los patriarcas; de ellos también procede Cristo según la carne, el cual está por encima de todas las cosas. Dios bendito por los siglos. Amén.

Romanos 9:5 LBLA de quienes son los patriarcas, y de quienes, según la carne, procede el Cristo, el cual está sobre todas las cosas. Dios bendito por los siglos. Amén.

Romanos 9:5 VM de quienes son los padres, y procedente de quienes, según la carne, vino el Cristo; ¡el cual es sobre todos! Dios bendito para siempre!

Romanos 9:5 VIN de ellos son los patriarcas; y del linaje de ellos proviene el Mashíaj, quien está sobre todas las cosas. Bendito sea Elohim por los siglos. Amén.


8.- “¡MI DIOS Y MI SEÑOR!”  Juan 20:28

¿Llamó Tomás "Dios" a Jesús en Mateo 20:28 “¡Mi Dios y mi Señor!”?


El realidad cuando nosotros observamos a simple vista las palabraa de Tomás, podríamos fácilmente entender que Tomás le dijo "Dios mío" a Jesús, pero esto solo mostraría la idea preconcebida de la deidad de Jesús, que no nos deja ver la verdadera intensión de esas palabras. Si analizamos el texto de una manera más cuidadosa y lo comprendemos según el contexto, notaremos algo muy importante y que sin duda nos mostrará qué significan exactamente esas palabra de Tomás o qué mensaje es el que nos estrega según su intensión.

Es necesario considerar que en ese tiempo, la doctrina de la trinidad como la conocemos hoy no se había establecido, ya que esta fue establecida oficialmente en el año 500 dC. Y según la historia, solo en el segundo y en el tercer siglo se comenzó gradualmente a formar esta doctrina, que tuvo origen en los padres platónicos, una filosofía extraída del platonismo que tiene procedencia en Grecia, después de su influencia de Egipto. También debemos considerar que la unicidad para nada existía para entonces, ya que esta nace en más de un milenio y medio y un poco más de la era cristiana. Por lo tanto es imposible que Tomás haya sido trinitario o unicitario sobre la idea de Dios y su Hijo. Peor no solo eso, sino que Tomás era judío, así como los discípulos de Jesús, y a decir verdad, los judíos no son trinitarios ni unicitarios, sino muy celosos en cuanto a su monoteísmo, los judíos para aquella época aunque estaban muy influenciados por creencias externas a las de su religión, ellos mantenía su estructura divina, y hasta ahora la mantienen. Tomás y cada uno de los discípulos tenían muy claro que Dios no era una trinidad, y sabían que un hombre no podía ser Dios, mucho menos el mesías que ellos esperaban, ya que esa no era ni es su creencia acerca del mesías, sino que estaban muy adoctrinados en cuanto a este tema, ya que era de suma importancia para su linaje raza judía, ellos sabían que el mesías era el que había sido profetizado hace mucho siglos antes, y que éste era el Hijo de Dios, y no Dios.

En base a lo mencionado, podemos tener una referencia básica sobre el pensamiento judío y por ende de Tomás. Según el contexto del esta narración sobre la resurrección de Jesús y su aparición, podemos notar que los discípulos estaban consternado, deprimidos y desilusionados, sus esperanzas habían decaído notablemente por causa de la muerte de su Maestro Jesús. Y no recordaban las predicciones de Jesús respecto a su resurrección. Entonces ocurrió algo sorprendente y sobrenatural, Jesús se les apareció a ellos sus discípulos, pero Tomás no está en ese momento presente (Juan 20:24). Entonces Tomás una vez que los demás le contaron este suceso, él estaba muy incrédulo a lo que decián, tanto así que incluso exageraba y estaba seguro de que no era cierto, que dijo "Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré. " (verso 25). Estas palabra de Tomás nos demuestran que para él la visita de Jesús no era real. Pero "Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros" (verso 26). Tomás fue sorprendido por esta aparición de Jesús, algo completamente inesperado para él. Y Tomás asombrado de lo que estaba viendo, como cuando nosotros vemos un acontecimiento asombroso exclamamos "¡Dios mío!" o "¡Santo Cielo!" Y otros dicen "¡Madre de Dios!" para demostrar la impresión de sorpresa y su asombro, de esta misma manera, Tomás en este caso exclamó "¡Dios mío y Señor mío!", pero solo fue su expresión de sorpresa y asombro. No fue una declaración hacia la deidad de Jesús ni muchos menos llamar a Jesús su Dios. Cuando nosotros utilizamos esta expresión, que es por costumbre de toda persona, no es una frase para llamar a alguien o identificarlo, sino una frase que demuestra el asombro del momento. Tomás nunca dijo que Jesús sea Dios, sus principios y doctrina le imposibilitaban declarar a Jesús Dios, ni antes ni después de este sucedo, Tomás llama "Dios" a Jesús, ni da a entender eso.

Podemos decir que Tomás sencillamente salió con una exclamación emocional de asombro, hablada a Jesús, pero dirigida a Dios. Reiteramos Tomás no pensaba que Jesús fuera el Dios Todopoderoso, porque él y los demás apóstoles sabían que Jesús nunca había afirmado ser Dios, sino que enseñó que solo Jehová es "el único Dios verdadero". (Juan 17:3.). De nuevo, el contexto nos ayuda a entender esto. Pocos días antes, Jesús ya resucitado había dicho a María Magdalena que dijera a los discípulos: "Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes". (Juan 20:17.) Aunque Jesús ya había sido resucitado en la condición de espíritu poderoso, Jehová todavía era su Dios como lo enseñan este pasaje citado. Y Jesús siguió refiriéndose a él como un ser distinto de él hasta en el último libro de la Biblia, después de su glorificación. (Apoca 1:5, 6; 3:2, 12.)
Solo tres versículos después de la exclamación de Tomás, en Juan 20:31, la Biblia aclara más este asunto al decir: "Estas han sido escritas para que ustedes crean que Jesús es el Cristo el Hijo de Dios", no que fuera el Dios Todopoderoso. Y en este texto se quiso decir "Hijo" en sentido literal, como cuando se habla de un padre natural y su hijo, no como si Jesús fuera alguna parte misteriosa de una Deidad trinitaria. De modo que si pensamos que Tomás estaba llamando a Jesús su Dios, sería una interpretación totalmente fuera del contexto e ignoraría la enseñanza general de la biblia "Jesús como Hijo de Dios" y no "Dios mismo".

Es una costumbre muy repetida que los defensores de la unicidad y la trinidad utilicen este texto para argumentar a favor de una trinidad o unicidad, que sin duda está totalmente fuera de contexto, y muy lejos de lo que Tomás creía y quiso expresar con esta palabras.




II.                  TEXTOS IMPLÍCITOS QUE MUESTRAN QUE JESÚS ES DIOS –REFUTACIÓN


9.-  “YO Y EL PADRE UNO SOMOS” Juan 10:30

Uno de los textos más abusados por los unicitarios y trinitarios para defender su doctrina es Juan 10:30 (Yo y el Padre uno somos). Este texto es claramente lenguaje figurado y no literal. Cualquiera que lo interprete literalmente comete una gran falta y demuestra su bajo nivel de comprensión lectora.

Juan 10
28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.
29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.
30 Yo y el Padre UNO somos.

Si este texto fuese literal, donde el Señor Jesús nos dice que es UNO con el Padre, entonces habría un gran problema con el pasaje a continuación.

Juan 17
11 Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean UNO, así COMO NOSOTROS.
21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean UNO en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.
22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean UNO, así como nosotros SOMOS UNO.

Jesús pide a su Padre y Dios, que nosotros seamos UNO, así como él es UNO con su Padre. Ciertamente decir que este texto es literal, es una total deficiencia interpretativa. Si Jesús fuese la misma persona o el mismo ser con el Padre, ya que él dice que seamos como ellos ¿Cómo podríamos ser nosotros una misma persona o un mismo ser? Es absurdo. El lenguaje que utiliza Jesús es figurado, ya que cada uno de nosotros no podemos ser "UNO" literalmente, no podemos ser la misma persona ni ser el mismo ser. Ser "UNO" simplemente significa estar en armonía, en un solo sentir, y un solo propósito, en unidad. Jesús y el Padre están en esa unidad, indudablemente y definitivo. Y nosotros como hermanos en la fe, debemos ser de la misma forma, en unidad y armonía.

Añadiendo a esto, el mismo Jesús nos deja bien claramente que el Padre es mayor que él y no la misma persona, al decir las palabras siguientes:

Juan 10: 29 "Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre."



10.- “YO SOY EN EL PADRE Y EL PADRE EN MÍ” Juan 14:9

Otro argumento abusado por los unicitarios y trinitarios para demostrar una supuesta "unicidad o trinidad", es el pasaje de Juan 14:9

Juan 14
7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.
8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.
9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?
10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.
11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.

El lector ha de tener presente y comprender las palabras de Jesús al hacer la interpretación respectiva de este pasaje. Jesús nos dice como primera instancia "Si me conocieses a mí, también a conoceréis al Padre" Jesús al darnos esta declaración. Debemos tener presente que Jesús vino a mostrarnos como es el Padre.

Juan 17
"7 Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti;
8 porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste."

2 Corintios 4:4 (LBLA)
"en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios"

Juan 1:18 (LBLA)
"Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios, que está en el seno del Padre, Él le ha dado a conocer"

Colosenses 1:15 (LBLA)
"Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación"

Jesús vino a darnos a conocer al Padre, él es el reflejo de su carácter y amor. Por medio de conocer a Jesús, conocemos al Padre. Felipe aun no comprendía eso, y él quería conocer al Padre. Es por eso que "Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre". Para interpretar que Jesús es el mismo con el Padre, es una total ignorancia de lo que Jesús es verdaderamente y además una muestra más del bajo nivel de comprensión lectora, donde Jesús habla retóricamente aquí, como acostumbraba hacerlo.

Añadiendo a ésto, además...

"...La frase “El que me ha visto, ha visto al Padre” es a veces modificada con “también”. Esto fue hecho para evitar la interpretación Modalista que Cristo era una forma de Dios y no una persona en la “Deidad”. Este es un cambio que apoya lo que se ha convertido en la doctrina trinitaria moderna contra la posición de los “Pentecostales del Nombre de Jesús” [“Apostólicos” o “Solo el Nombre de Jesús”], pero el cambio en el texto es reconocido por eruditos y no lo incluyen en el texto griego moderno.
Sabemos del patriarca Hipólito de Roma que el presbítero Noetos apelo a Juan 14:9 para apoyar su opinión que Cristo era el mismo Dios. Para el Modalista este versículo es tomado muy literalmente: al ver al Cristo es ver al Padre. Hipólito deja esta interpretación proveyendo un exegesis de todo el contexto donde el afirma que, el Padre e hijo son claramente diferenciados. Escribas contemporáneos con Hipólito adoptaron otra manera de probar su punto, esto es, alterando el texto. De manera que, uno de los papiros del tercer siglo, junto con un sinnúmero de otros testigos, insertan un adverbio kai después del verbo, así que ahora Cristo le contesta a Felipe: “El que me ha visto, ha visto al Padre también [kai]”. El texto ahora refleja el punto de vista ortodoxo: Cristo y Dios son dos personas, y Cristo revela al Padre" [4]


11.- “ANTES QUE ABRAHAM FUESE, YO SOY” Juan 8:58

¿Demuestre Juan 8:58 “Antes que Abraham fuese, yo soy” que Jesús es Dios?

No hay razones para decir que Jesús quiso decir que era Dios, ya que el contexto no da a entender eso, sino solo una declaración de preexistencia. Las declaraciones de Jesús alteraron a los judíos porque él estaba diciendo que era preexistente, que Conocía a Abraham y por ende daba a entender que era el Mesías, el Hijo del Dios viviente. Analicemos brevemente este asunto según el contexto. 

Juan 8:58 (LBLA) “Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy.”

Al parecer esta frase está representado algo similar a lo insinuado por los trinitarios, pero en realidad no es así, la relación que hacen los trinitarios con Éxodo 3:14 es falsa, no tiene relación con la frase "yo soy el que soy", veamos por qué. Cualquiera podría utilizar la frase “yo soy”, yo podría decir “antes que mi hermano menor, yo soy” y que por ninguna motivo estoy intentando decir que soy Dios, sino solamente estoy expresando con estas palabras que yo soy, nací o existí antes que mi hermano menor, y es esto mismo lo que Jesús está expresando, su preexistencia, y no ser el Dios Todopoderoso. Decir que Jesús quiso decir que era el Dios del antiguo testamento no tiene sustento alguno, este pasaje no es útil para sustentar esta premisa. La razón por la cual los judíos se alteraran no era la utilización de la frase yo soy, sino que Jesús dijera que existe desde antes que Abraham, ese es el verdadero sentido del texto, pues eso es lo que quiso decir Jesús con esta palabras, ya que no tiene sentido decir Jesús decir soy el Dios del antiguo testamento junto con la frase “antes que Abraham fuese”, sin duda la frase “yo soy” solo es la común que se utiliza para identificarse como sujeto con el pronombre en primera persona singular y verbo "ser" antes del predicado, expresando que era antes que Abraham. Si Jesús hubiera querido decir que era el "Yo Soy" del antiguo testamento o Dios, el contexto debería haber sido "eres tú el Dios el antiguo testamento" o "¿quién eres tú?" donde Jesús tendría que haber dicho "yo soy el "Yo Soy" o "yo soy el que soy", pero nada aquí de eso vemos, sino solamente en el sentido de que era antes de Abraham. Al observar la forma en que está escrita esta oración en la evidencia en griego, la frase "yo soy" está situada al final de la oración y no antes, causa por la cual existe la gran confusión actualmente. Aquí Jesús utiliza un figura literaria llamada Hipérbaton, que consisten en cambia el orden de las palabras en la oración, es decir, invirtiendo la frase, la frase sin esta figura retórica o figura literaria, diría “yo soy antes que Abraham”, de esta forma se entendería mucho mejor el sentido de las palabras de Jesús, y es así también como muchas versiones lo traducen ya que en realidad es ese el sentido del texto. El contexto de este párrafo nos dice claramente que se refería a que era antes que Abraham en existencia, es decir, en preexistencia como Hijo de Dios y con Dios, y NO que era Dios. Corroboremos esto leyendo el contexto de los versos anteriores. 

Los versos anteriores al verso 58 nos muestran esto que sostengo, dicen así:

Juan 8
“53 ¿Eres tú acaso mayor que nuestro padre Abraham que murió? Los profetas también murieron; ¿quién crees que eres? [p] 54 Jesús respondió: Si yo mismo me glorifico, mi gloria no es nada; es mi Padre el que me glorifica, de quien vosotros decís: “Él es nuestro Dios.” 55 Y vosotros no le habéis conocido, pero yo le conozco; y si digo que no le conozco seré un mentiroso como vosotros; pero sí le conozco y guardo su palabra. 56 Vuestro padre Abraham se regocijó esperando ver[q] mi día; y lo vio y se alegró. 57 Por esto los judíos le dijeron: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?”

Podemos ver muy claramente que el contexto habla de existencia antes de Abraham, y no de que era el Dios del Antiguo testamento, Jesús dice "Y vosotros no le habéis conocido, pero yo le conozco" refiriéndose que conocía al Padre, y a continuación dice "Vuestro padre Abraham se regocijó esperando ver mi día; y lo vio y se alegró" refiriéndose que lo conocía a Abraham, y esto es debido a que él existía con el Padre antes de Abraham y existía cuando Abraham estaba vivo, y los judíos confirman que Jesús se estaba refiriendo a su preexistencia cuando dice "Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?”, esta pregunta deja claramente establecido que el contexto del pasaje se refiere a al tiempo de existencia de Jesús, donde Jesús les responde "En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy.” esto quiere decir que existía antes que Abraham. Este es el sentido verdadero del texto. Jesús existía como Hijo de Dios en el cielo, y no como Dios. Con esto se refuta el falso argumento que dice que Jesús quiso decir que era Dios del antiguo testamento y que estaba identificándose con la frase "yo soy el que soy". Y también refuta la errada objeción que sostiene que ***Jesús para referirse a tiempo de preexistencia debería utilizar “yo era” y no ”yo soy”***, refutada está porque, la frase “yo era”, habla en pretérito imperfecto, mas “yo soy” está en presente, que es como debe ser debido a que Jesús aún estaba siendo él, ya que al utilizar el “yo era” estaríamos diciendo que éramos algo, que ahora no es, por cuando es en pretérito imperfecto, mas estaba diciendo que él es antes que Abraham. El "yo era" es una frase que no se acomoda a la gramática y sentido del texto con su contexto y realidad. Por lo antes explicado, que el texto se refiere según el contexto a la preexistencia y no que quiso decir que era Dios, los Judíos intentaron atentar contra Jesús, debido a que no aceptaban que Jesús sea lo que decía ser, preexistente y conocía a Abraham, y por ende, que es el Hijo de Dios.

Pero esto no solo está claro por el contexto y el sentido del mensaje, sino que también muchas versiones así nos muestran que en realidad ese en el sentido del texto, ejemplos:

Juan 8:58 (DHH)
58 Jesús les contestó: —Les aseguro que yo existo desde antes que existiera Abraham.

Juan 8:58 (TLA)
58 Jesús les dijo: —Les aseguro que mucho antes de que naciera Abraham ya existía yo

Esto sucede no solo con esta versión, sino también con muchas otras que nos dan a entender esto (BLP, BLPH dicen “yo existo”). 

En conclusión, solo con el contexto podemos ver que se refiere a la preexistencia como divinidad de "Hijo de Dios" y no que Jesús es "Dios".  Además la frase “yo soy” (“Ego Eimi” en versión LXX) utilizada por Jesús también es utilizada por el ciego de nacimiento que fue curado por ÉL, Juan 9:9 “yo soy” (Ego Eimi), nadie pensaría que este ciego estaba declarando ser Dios.



12.- "DIOS FUERTE, PADRE ETERNO" Isaías 9:6

Este texto de Isaías 9: 6 no prueba que Jesús es Dios o el mismo Padre.
Este texto no es literal debido a que:
- ADMIRABLE CONSEJERO no es un nombre.
- PADRE ETERNO no es un nombre.
- PRÍNCIPE DE PAZ, ni es DIOS FUERTE un nombre
Sino que estos títulos solo son características cualitativas.

Añadiendo a esto, Jesús no es un Príncipe, sino un rey al igual que Dios (Apocalipsis 17:14:19:16).
Este pasaje solo nos representa el poder y autoridad de Jesús, ya que tiene las cualidades de ser como un consejero admirable, un príncipe que hace la paz, un padre eterno, siempre estará con nosotros, y como un Dios fuerte, ya que él tiene poder y autoridad. Pero este pasaje no tiene la intención de enseñarnos que Jesús es Dios o el Dios verdadero. Ya que es el mismo Dios quien le da esta autoridad y poder para compararle a todas estas representaciones mencionadas en este pasaje.




13.- “JESÚS PERDONÓ PECADOS” Marcos 2:10

El argumento sostiene el siguiente enunciado “Si Jesús no es Dios, ¿por qué perdonó pecados?”.
Jesús perdonó pecado porque el mismo Padre le dio la autoridad para hacerlo y no por ser Dios.

Marcos 2:10 (RV)
“Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico):”

Mateo 9:6 (RV)
“Pues para que sepáis que el Hijo de Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico): Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa.”



14.- “LA IGLESIA DE DIOS, COMPRADA CON SU PROPIA SANGRE” Hechos 20:28

Este texto de Hechos 20:28 en la versión BLA, DHH, y otras nos dicen que Dios compró la iglesia con su propia sangre o con su vida. Esto contradice la enseñanza general de la biblia. Ya que fue Dios que entregó a su Hijo a dar la vida y derramar su sangre por los hombre.

Juan 3:16 (RV)
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Algunas versiones nos entregan este texto con una traducción más coherente con la enseñanza general de la biblia, donde nos muestran que es el Señor Jesús a quien se está refiriendo el autor de los Hechos. El texto debe leerse y entenderse de la siguiente manera

Hechos 20:28 (RVC)
Yo les ruego que piensen en ustedes mismos, y que velen por el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha puesto como obispos, para que cuiden de la iglesia del Señor, que el ganó por su propia sangre.”

Hechos 20:28 (BLP)
“Cuidad de vosotros mismos y de todo el rebaño sobre el que os ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes. Pastoread la Iglesia que el Señor adquirió con el sacrificio de su propia vida.”

Hechos 20:28 (PDT)
“Tengan cuidado de ustedes mismos y de toda la gente que Dios les ha dado. El Espíritu Santo les dio el trabajo de cuidar [a] al rebaño de la iglesia de Dios, [b] la cual compró pagando con la sangre de su propio Hijo.”

Hechos 20:28 (BLPH)
“Cuiden de ustedes mismos y de todo el rebaño sobre el que les ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes. Pastoreen la Iglesia que el Señor adquirió con el sacrificio de su propia vida.”

 Hechos 20:28 (TLA)
“»Ustedes deben cuidarse a sí mismos, y cuidar a los miembros de la iglesia de Dios. Recuerden que el Espíritu Santo los puso como líderes de la iglesia, para que cuiden a todos los que Dios salvó por medio de la sangre de su propio Hijo.”



15.- “JESÚS FUE ADORADO” Mateo 2:11;14:3328:9,17Lucas 24:52Juan 9:38

Se sostiene que Jesús fue adorado porque era el Dios, pero eso no es así.
Jesús en todos los evangelios hace clara distinción entre él y Dios, su Padre. Incluso, la adoración que recibe el Padre es especial (Juan 14:21-30). Jesús nunca fue adorado como Dios mientras estaba en la Tierra, sino que recibió el reconocimiento y la alabanza que se merece por ser el Hijo de Dios, el mesías (merece al reconocimiento, Juan 5:23; Hebreo 1:6), mas no por ser Dios.

La misma palabra que se utiliza en los evangelios aparentemente donde es adorado Jesús (Proskuneo) también se aplica no solo para Dios, sino a personas, según el diccionario Strong James - Diccionario Strong De Palabras Originales Del At Y Nt

 <<4352. προσκυνέω proskunéo; de 4314 y un probable der. de 2965 (sign. besar, como el perro lame la mano del amo); abanicar o agazaparse a, i.e. (lit. o fig.) postrarse en homenaje (hacer reverencia a, adorar):— postrarse, reverencia, suplicar.>>

Y está utilizada en Apocalipsis 3:9 refiriéndose a personas de Filadelfia, tanto Jesús a como los de la Iglesia de filadelfia se le aplica la misma palabra, si Jesús fue adorado como Dios, eso nos permitiría decir que también los cristianos de Filadelfia. Pero decir que los cristianos de Filadelfia recibirían adoración que solo le corresponde a Dios, es algo que está contra la enseñanza general de la biblia, y si Jesús en ninguno de los casos se identificó como el Dios verdadero, sino siempre como un hombre e Hijo del Dios verdadero, ¿por qué se le debería aplicar a él una adoración que solo le corresponde a Dios, siendo que además, él mismo nos dice que solo a Dios se debe adorar de una manera especial en Juan 14:21-30, y así mismo en Mateo 4:10 únicamente?.

Siendo coherentes, Jesús nunca fue ni permitió ser adorado como si fuese el Dios mientras estaba en la Tierra, más aun cuando él mismo nos declara que su Padre es su Dios, al igual que de nosotros (Juan 20:17; Apocalipsis 3:12), y que su Padre es el único Dios verdadero (Juan 17:3). Entonces, podemos decir con seguridad, que Jesús nunca recibió adoración somo si fuese Dios, porque él no es el Dios verdadero, sino que tal y como el diccionario lo muestra por homenaje y reverencia. Así como se expresa para los cristianos de Filadelfia.

Ahora bien, Jesús no recibió ni recibe una adoración como se le da a Dios o de la misma forma (en Espíritu y en Verdad que es solo a Dios, Juan 14:21-30), sin embargo, una vez que él ascendió al cielo, es decir, después de que se sacrificó por la humanidad ante Dios, Dios mismo le dió la potestad de que él reciba alabanza, honor, gloria y poder, haciéndolo digno por su valentía y obra de sacrificio.

Filipenses 2:5-11 (TNM)
"Mantengan en ustedes esta actitud mental* que también hubo en Cristo Jesús,+ quien, aunque existía en la forma de Dios,+ no dio consideración a una usurpación,* a saber, que debiera ser igual a Dios.+  No; antes bien, se despojó a sí mismo y tomó la forma de un esclavo+ y llegó a estar en la semejanza de los hombres.+  Más que eso, al hallarse a manera de hombre,+ se humilló y se hizo obediente hasta la muerte,+ sí, muerte en un madero de tormento.*+  Por esta misma razón, también, Dios lo ensalzó a un puesto superior+ y bondadosamente le dio el nombre que está por encima de todo [otro] nombre,+  para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los [que están] en el cielo y de los [que están] sobre la tierra y de los [que están] debajo del suelo,+  y reconozca abiertamente* toda lengua+ que Jesucristo es Señor+ para la gloria de Dios el Padre.+"

Jesús, después de haber entregado su vida, como un cordero sin manchas ante un altar, recibió de parte del Dios verdadero una exaltación, de esta forma, pasó a ser digno de alabanza y honor por su mérito.

Apocalipsis 5:12 (TNM)
"que decían con voz fuerte: “El Cordero que fue degollado+ es digno de recibir el poder y riquezas y sabiduría y fuerza y honra y gloria y bendición”.+"

De esta manera, por sus méritos, Jesús puede recibir alabanzas y honor, no por ser el Dios verdadero, sino por que ha hecho, Dios lo ha puesto en un lugar superior sobre todos, dándole potestad sobre todo lo creado, de esa forma, Jesús es nuestro Señor, porque Dios lo ha puesto sobre nosotros, y puede ser reconocido y glorificado como merece, porque Dios lo ha permitido, como así lo muestra el siguiente texto:

Antiguo Manuscrito Codex Sinaíticus
Apocalipsis 5:13
" και παν κτιϲμα το ε τω ουνω και επι τηϲ γηϲ και τα εν τη θαλαϲϲη και τα εν αυ τοιϲ παντα και η κουϲα λεγονταϲ τω καθημενω επι του θρονου και τω αρνιω η ευλογια και η τιμη και η δοξα παντοκρατο ροϲ ειϲ τουϲ αιωναϲ των αιωνων · "

Traducción
"13 And every created thing that is in heaven, and those that are on the earth, and under the earth, and in the sea, even those in them, all did I hear saying: To him that sits on the throne and to the Lamb be blessing, and honor, and glory, and might, from age to age. "

Apocalipsis 5:13-14 (TNM)
"Y a toda criatura que está en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra+ y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, oí decir: “Al que está sentado en el trono+ y al Cordero+ sean la bendición y la honra+ y la gloria+ y la potencia para siempre jamás”. Y las cuatro criaturas vivientes se pusieron a decir: “¡Amén!”, y los ancianos+ cayeron y adoraron.+"

Como vemos, en esta alabanza de glorificación se hacen tanto al Padre como al Hijo, pero notemos que no aparece la palabra "adorar" (προσκυνέω | Proskuneo), aquí se reconoce la soberanía del que está sentado en el trono y del Cordero, a Dios por ser el Supremo y a Jesús quien ha vencido y ahora es nuestro Señor por orden del Supremo.

Por lo antes dicho, podemos decir que el Padre es nuestro Dios, él recibe la adoración especial que es en Espíritu y en Verdad, así lo enseñó Jesús su Hijo, es decir, una adoración que nadie más puede recibir, de darlo a otro ser, se convertiría en idolatría. El Padre, Dios de Jesús y nuestro, es el único que recibe una adoración sin igual, la máxima expresión en adoración, porque es el único Dios verdadero.



16.- “SIENDO HOMBRE TE HACES DIOS” Juan 10:33

En base este pasaje de la biblia muchos sostienen que Jesús declaró ser Dios, y que esto provocó la alteración de los judíos, el cual declararon “Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre te haces Dios”. Pero en realidad Jesús no declaró ser Dios, sino Hijo de Dios esto lo podemos corroborar es el verso 36, y los judíos al entender esto lo relacionaron a la igualdad con Dios por cuanto era Hijo de Dios.

Juan 10:36 
¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?”


CONCLUSIÓN
En base a todo lo antes expuesto, podemos concluir que los texto que nos muestran que Jesús es Dios explícitamente, son causados por textos añadido y por malas traducciones, así también que contradicen enseñanzas de la biblia. Así también los textos que muestran de manera implícita que Jesús es Dios o que es el mismo con él, son interpretaciones incorrectas de estos pasajes.

Tal vez usted se tiene algunas preguntas que le han surgido al leer este estudio, y que tal vez le dejan con dudas sobre el tema del Espíritu santo que no fue considerado en el desarrollo de este estudio hasta ahora. A continuación presento este tema con más detalle.



-          CUARTO
La verdadera identidad del Espíritu Santo

I.                    El Espíritu Santo

Entonces ahora usted podría preguntarse, y ¿Quién es el Espíritu Santo?

El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios, el medio o poder por el cual Dios se manifiesta o actúa en la Tierra. Dios está presente en la Tierra por medio de su Espíritu, y mora en nosotros por medio de su espíritu. El Espíritu no es una ser distinto del Padre ni una tercera persona de la trinidad o una de las tres manifestación de Dios según los unicitarios, el poder de Dios no es un ser animado que tiene personalidad. La biblia relaciona al Espíritu Santo con el poder de Dios y con su presencia, en tocas las ocasiones equivalente al Padre. Comenzaremos con el texto de la blasfemia contra el Espíritu Santo, donde es una prueba de que no es una persona sino el poder de Dios.

Mateo 12:28 (NVI)
“En cambio, si expulso a los demonios por medio del Espíritu de Dios, eso significa que el reino de Dios ha llegado a ustedes.”

Lucas 11:20
“Pero si expulso a los demonios con el poder de Dios, eso significa que ha llegado a ustedes el reino de Dios.”

Como podemos ver en estos versículos, el poder de Dios es equivalente al Espíritu Santo o Espíritu de Dios. Según el contexto de este pasaje la blasfemia contra el espíritu santo es atribuirle a las acciones del Espíritu Santo o del poder de Dios, acciones como, milagros, sanaciones, exorcismos, etc., obras de Satanás y no del poder de Dios, es decir, no de Dios mismo. Aquí Jesús efectuaba sus obras milagrosas por el poder de Dios o Espíritu del Padre, y los fariseos le dijeron que él realizaba sus obra por el poder de Bersebus príncipe de los demonios y nos por el poder de Dios, y es ahí cuando Jesús les da a entender que esa es la blasfemia contra el Espíritu Santo y que no tiene perdón, debemos sabe que Jesús dijo que la blasfemia contra él sí puede ser perdona, pero nunca se nos dice que la blasfemia contra el Padre es perdonada, simplemente porque es el mismo Padre quien realiza las obras de Jesús por medio de su Espíritu. Vemos otro pasaje que nos muestra que el Espíritu Santo es el poder de Dios. Aquí la promesa del Padre, que es el Espíritu Santo es equivalente al poder de Dios.

Joel 2 28-29
“»Después de esto, derramaré mi espíritu sobre la humanidad entera, y los hijos y las hijas de ustedes profetizarán; los ancianos tendrán sueños, y los jóvenes recibirán visiones.
»En aquellos días, también sobre los siervos y las siervas derramaré mi espíritu.”

Lucas 24:49 (NVI)
“Ahora voy a enviarles lo que ha prometido mi Padre; pero ustedes quédense en la ciudad hasta que sean revestidos del poder de lo alto”

Hechos 1:8 (RV)
“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

Debemos notar aquí que el Espíritu Santo es el poder que viene de lo alto. Así también nos dice Jesús que Dios da su Espíritu a todo aquel que se lo pida (Lucas 11:13). Así mismo podemos notar que en Hechos de los apóstoles el mismo apóstol Pedro nos muestra claramente que el Espíritu Santo es el mismo Dios, que es su propio Espíritu, es decir, Dios mismo.

Hechos 5:3-4 (RV)
“Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.”

El Espíritu de Dios es el que le dotaba de poder a los apóstoles para hacer señales y prodigios, esto es Dios mismo, así lo expresa Pedro, la reacción de Pedro fue debido a que los hermanos cristianos sabían que Dios estaba con él y además él así los había demostrado, mas ellos menospreciaron esta virtud de él, pensando que podía engañarlo.  Otro texto que también nos da esta enseñanza es el siguiente.

1 Corintios 6:14 (LBLA)
“Y Dios, que resucitó al Señor, también nos resucitará a nosotros mediante su poder”

Efesios 1:19-20 (RVC)
“y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros, los que creemos, según la acción de su fuerza poderosa, la cual operó en Cristo, y lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en los lugares celestiales”

Romanos 8:11 (RVC)
“Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús vive en ustedes, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu que vive en ustedes.”

Estos pasajes nos hablan de la resurrección de Jesús, nos muestra muy claramente que fue Dios por medio de su Espíritu, es decir, por su poder, el Espíritu de Dios es su poder, el medio por el cual actúa, y es este mismo poder que nos resucitará a nosotros, el poder del Padre, su Espíritu.

No debemos ignorar que en toda la biblia, el Espíritu de Dios siempre está relacionado con Dios debido a que es el mismo Dios el Padre actuando. En toda la biblia no se habla de una persona al referirse al Espíritu Santo, en los evangelios Jesús no enseña que el Espíritu Santo es un ser más que vive en lo alto con el Padre, sino que es el poder de lo alto que Dios había prometido, Jesús no enseña que el Espíritu Santo debe ser adorado, ni se muestra tal acto, siempre se dirige al Padre sin mencionar a otro ser que también es Dios con él. En apocalipsis solo se habla de dos entidades divinas, el Padre y el Hijo; El que está sentado en el Trono, el Todopoderoso y el Cordero, Jesús el Cristo, mas no vemos al Espíritu de Dios como una entidad que tiene parte dentro de la deidad, no se sienta en el trono de Dios, ni se le menciona, sino que la único función que tiene en apocalipsis es provocar las visiones de Juan, ya que es éste el que le provoca tener estas visiones, ya que el Espíritu actúa sobre él. Veamos un ejemplo más de esto en el antiguo testamento que también nos da esta enseñanza.

Salmos 139:7-8 (RV)
“¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? 
Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás”

Podemos ver cómo David relaciona directamente a Dios con el Espíritu Santo, debido a que el Espíritu Santo es el mismo Dios, ya que el Espíritu es su poder, su presencia, por donde él se manifiesta o actúa.

El Espíritu Santo no es una persona ni un ser distinto de Padre, sino él mismo, y no solo eso, sino que el Padre comparte su Espíritu con su Hijo Jesús (Mateo 10:20; Mateo 10:20; Lucas 12:12; 21:15), Jesús también se manifiesta por medio del poder o Espíritu del Padre, tanto el Padre y Jesús es quien moran en nosotros por medo del Espíritu Santo(Juan 14:10; Juan 14:17; Romanos 8:9-11; 2 Timoteo 1:14; Juan 14:23, 28; 1 Juan 4:13), es por eso que solo por medio de él podemos tener comunión con el Padre y el Hijo, y es por medio éste mismo que debemos adorarle y orarle. Debemos entender que esto nos muestra que el Espíritu Santo no es menor ni mayor que el Padre y el Hijo, debido a que no es un ser más entre ellos, sino el poder del Padre en al cual se manifiestan ambos. 

En el Bautismo de Jesús ocurre un suceso que puede confundir a los lectores, pero en realidad no hay mayor complejidad y está en armonía con lo que hasta ahora hemos enseñado, Jesús una vez que fue bautizado por Juan el Bautista, Dios el Padre ungió a Jesús con su Espíritu, cuando dice que majo como paloma no quiere decir que se convirtió en una paloma literalmente  sino solamente que descendió como una paloma (Marcos 1:10), es decir, así como una paloma desciende de su vuelo y se posa en algo, así también el Espíritu de Dios lo hizo, descendió y se posó sobre Jesús, y Dios de lo alto dice, “este es mi Hijo Amado, en quien tengo complacencia”, esto cumple la profecía hecha en Isaías 61:1-2 y Jesús lo mencionó en Lucas 4:18. Jesús fue ungido con el Espíritu Santo y no con una ser más, sino que el Espíritu fue el aceite de la unción.

Otro pasaje más que nos enseña y nos muestra que el Espíritu de Dios, no es un ser más en el cielo, es en la jerarquía que nos hace Pablo; Dios es la cabeza de Cristo, Cristo la cabeza del hombre, y el hombre cabeza de la mujer (1 Corintios 11:3), aquí no solo nos dice que el Padre es la autoridad de Jesús sino también nos muestra que el Espíritu Santo no es un ser, de lo contrario estaría en esta jerarquía dada, ya que no podría ser ignorado si fuese una ser más que habita con Dios. Otro de los pasajes que los lectores pueden apelar para pensar que el Espíritu de Dios es cuando al Espíritu se le dan atributos de ser un ente que piensa, oye, habla o se entristece, al igual que todo ser viviente, pero en realidad esto no es una prueba de que el Espíritu de Dios es un ser, todos los pasaje que hemos mostrado hasta ahora donde se nos enseña que el Espíritu de Dios es el poder de Dios y no una persona o ser, se estarían contraponiendo a los pasajes que muestran una supuesta personalidad del Espíritu, en realidad las supuestas manifestaciones del Espíritu de Dios como una persona, solo son personificaciones que se le hacen, es decir, se atribuyen cualidades que son solo de un ser vivo. Pero basta que las analices solamente. Es como si yo digo, “mi espíritu se siente entristecido o mi espíritu quiere hablar”, en realidad soy yo mismo quien quiere hablar o está entristecido, solo es un lenguaje figurado, este figura que se aplica, en la literatura o lenguaje se le llama personificación, donde se le atribuyen cualidades de hombre a un ser inanimado. Algunos ejemplos de personificación (o prosopopeya) en la biblia son los siguientes:

1 Corintios 12:15-16
“Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo?”

Esta es una personificación hecha por Pablo, donde le atribuye pensamientos y razonamientos al pie y a la oreja.

Job 28: 22
“El Abadón y la muerte dijeron: su fama hemos oído con nuestros oídos.”
Proverbios 19: 1-2

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día y una noche a otra noche declara sabiduría.”

Proverbios 35: 10 Todos mis huesos dirán: Jehová, ¿quién como tú, que libras al afligido del más fuerte que él, y al pobre y menesterosos del que le despoja?

Proverbios 85:10
“La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron.”

Proverbios 114: 3
“El mar lo vio, y huyó; El Jordán se volvió atrás.”

Isaías 55:12
“Porque con alegría saldréis, y con paz seréis vueltos; los montes y los collados levantarán canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso.”

Lc 19:40
“Él, respondiendo, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían”

Como vemos en estos ejemplo, el escritos le atribuye cualidades de hombre a algo inanimado, esto mismo sucede con el Espíritu del Padre, se le aplica una figura retórica.


CONCLUSIÓN
Las escrituras nos enseñan muy claramente que el Espíritu Santo no es una ser distinto del Padre, no una persona más de una divinidad de tres persona o una manifestación más del Padre como lo es Jesús, sino que es el poder de Dios por el cual él actúa y hace sus obra y además es por el mismo poder o Espíritu que Jesús también se manifiesta y actúa, ya que el Padre comparte su Espíritu con su Hijo, así nosotros también hemos recibido del poder de Dios o su Espíritu, por el cual tenemos comunión con el Padre y el Hijo.



-          QUINTO
Inconsistencias o preguntas que los unicitarios y trinitarios no pueden responder

Si una doctrina es bíblica, no debe poseer contradicciones o preguntas sin respuestas. Si la doctrina posee una de estas dos características, no es una doctrina correcta debido a que es imperfecta. A continuación presento algunas cuestiones para la doctrina trinitaria y unicitaria que contradicen su postura, y que ellos no pueden responder

Para los Trinitarios
- Los trinitarios no pueden responder sin contradecirse:
1). Por qué en toda la biblia el Espíritu Santo no es adorado, así como se le da a Jesús y al Padre,sise supone que el Espíritu Santo es el Dios.
2). Por qué al Espíritu Santo no se le ora, si se supone que él es un Dios con el Padre, el mismo Dios.
3). Por qué el Espíritu Santo siendo una "persona" como el Padre y el Hijo (según ellos) no se sienta en el trono del Padre así como Jesús lo hace, si supuestamente los tres son un Dios.
4). Por qué no se le ora a Jesús ni se enseña a orarle, si según ellos Jesús es Dios así como el Padre. 
5). Cómo puede  Jesús dos naturaleza en el mismo cuerpo si era humano. Si Jesús fuese el Dios verdadero, no podría haber sido hombre y Dios a la misma vez, ya que al ser Dios en la tierra, no podría ser hombre completamente, ya que el hombre se caracteriza por no ser Dios. La biblia dice que Jesús se despojó de las cualidades divinas, es decir, las cualidades que tenía semejantes a Dios, que es el Padre. Y se hizo hombre, es decir, como nosotros, nosotros no somos Dios, era necesario que Jesús se hiciera igual a nosotros para que viviera como nosotros, sintiera como nosotros y se entregara como hombre. Al decir que Jesús era Dios y hombre a la misma vez, quebranta el requerimiento de que Jesús como hombre para entregarse en semejanza a el ser humano como sacrificio ante Dios. Jesús al ser humano y Dios a la misma vez, deja de ser humano.
6). Si Jesús era Dios ¿Dios murió? Dios no puede morir, ya que es eterno o inmortal. 
7). Por qué Jesús no conoce el día ni la hora en que el Padre ha determinado para su segunda venida. Si se supone que Jesús es Dios mismo según la trinidad. Y ambos son iguales.
8). Si Jesús era Dios, entonces ¿es falsa la declaración “a Dios nadie lo ha visto”?


Para los Unicitarios
- Los unicitarios no pueden explicar sin recurrir a acomodaciones filosóficas absurdas:
1). Por qué Jesús siempre se dirige al Padre como si fuese otro ser distinto a él
2). Por qué se somete al Padre, si según ellos él es el mismo Padre. No tiene sentido esto.
3). Por qué tanto el Padre aparece en forma simultánea en diversos pasajes de la biblia junto a Jesús, si se supone que ellos son el mismo. ¿Dios estaba jugando con nosotros?
4). Por qué los apóstoles nunca llamaron a Jesús “Padre”, aun cuando después de que ascendiera y se encontrara en el cielo, mantenían mencionando a Jesús distinto del Padre.
5). La misma pregunta 5 que está hecha para los trinitarios.
6). La misma pregunta 6 que está hecha para los trinitarios. Pero añadiendo, también ¿Quién resucitó a Dios? y no piensen que lo hizo desde la muerte él mismo, porque eso es falso, eso no enseña la biblia. 
7). Por qué Jesús no conoce el día ni la hora en que el Padre ha determinado para su segunda venida. Si se supone que Jesús es el Padre. Hay algo raro aquí.
8). Por qué Jesús fue abandonado por el Padre cuando estaba en la cruz, ¿No eran el mismo?
9). Si Jesús era Dios o el Padre, entonces ¿es falsa la declaración “a Dios nadie lo ha visto”?



-          SEXTO
Conclusión final



Coherentemente con lo expuesto en este estudio hemos conocido que la verdadera identidad del Padre y del Hijo no es una trinidad o una unicidad, doctrinas que superan la razón humana, y superan la verdad de las sagradas escrituras.

Hemos aprendido que Dios es el Padre de Jesús y también es Padre y Dios nuestro. Jesús y Dios no son el mismo ser ni forman un Dios entre ellos junto al Espíritu Santo, ni son cada uno de ellos manifestaciones de un solo ser, sino seres distintos. El Padre es la máxima autoridad en el universo, seguidamente Jesús es a quien Dios le ha delegado toda la potestad de lo que está en el Cielo y en la Tierra, y por ello recae el título de Señor, a quien Dios lo ha exaltado por sobre toda la creación, y el Espíritu de Dios es el poder del Dios, por medio de él Dios actúa y/o lo llena todo.

En base a todo lo que hemos explicado en este estudio, podemos conocer que la doctrina de la trinidad y la unicidad no son doctrinas que se sustentan legítimamente en las sagradas escrituras, sino que son productos de malas traducciones y adulteraciones o interpolaciones de la palabra de Dios, lo que causa que los textos se mal interpreten por los lectores.



DIOS LES GUARDE.
SHALOM



Notas
[1] Thecatholictreasurechest.com
[2] Apologista.wordpress.com
[3] Centraldesermones.com
[4] Focusonthekingdom.org
[5] Caminoverdadero.org


Entradas relacionadas